Fray Bartolomé de las Casas

Mons. Ramón Benito De La Rosa y Carpio

Un día como hoy muere fray Bartolomé de las Casas. Su memoria seguirá viva entre nosotros y en toda América Latina, por su amor y defensa a nuestros indígenas.

Es hermoso lo que sucedió en la vida de Bartolomé de las Casas. Fue un español que vino a buscar dinero, como muchos políticos y muchos empresarios que entran en esas actividades para buscar dinero. Y se hizo encomendero, explotador de indígenas; ganaba mucho dinero. Ante el sermón de fray Antón de Montesinos, defendiendo los indígenas, cambió su vida: dejó de ser encomendero y se transformó en un defensor de los indígenas.

Su memoria está viva, ya que después se hace sacerdote y es obispo, siendo interesante hoy poder constatar ese cambio tan grande en su vida. Es hermosísimo que la República Dominicana, en el Museo del Hombre, en esa plaza grande de cultura, las tres razas de las que nosotros descendemos: la negra, la española y la indígena estén ahí representadas: Enriquillo, la indígena; el negro con Lemba, la negra, y fray Bartolomé de las Casas, el símbolo de la raza española.  Gracias a Dios que se escogió lo mejor que se podía escoger, un defensor de la raza indígena, de los que sufren las encomiendas y las explotaciones de otros.

Hasta mañana, si Dios, usted y yo lo queremos