No al aborto.

«Los hijos son la mayor riqueza y el bien más preciado de la familia. Por eso, es necesario ayudar a todas las personas a tomar conciencia del mal intrínseco del crimen del aborto, que, al atentar contra la vida humana en su inicio, es también una agresión contra la sociedad misma»

Benedicto XVI