Oh, Esposa Casta (I)

Oh, esposa casta,
corazón entregado sin contaminación alguna,
¿por qué sufres sin necesidad
cuando tu señor ha decidido amarte
de modo exclusivo
sobre cualquiera otra mujer?

Oh, esposa consagrada,
alma sin divisiones ni partiduras,
¿por qué te amargas inútilmente
cuando piensas que tu dueño
al dedicarse al trabajo
se ha alejado de ti?

El Más Bello de los Poemas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *