Viva la vida

Mons. Ramón Benito De La Rosa Y Carpio

Otra joven con experiencia en el caminar de la vida salió embarazada antes del matrimonio.

Cuando sus padres se enteraron, lo supieron, en medio del sufrimiento, sintieron la inmensa alegría de que esta joven, con un niño en el vientre, se opuso a las presiones que existían en el medio para que ella abortara; particularmente la familia del novio la presionó enormemente, ella se resistió.Eso evidentemente le trajo problemas internos y en su relación con su esposo, y en la familia de donde ella venía hubo alegría porque ella se resistió, y era simple la razón para que no pasara verguenza. Esa joven, a pesar de todo, tuvo su hijo, que ahora es el nieto que alegra a la familia.

Viva la vida, viva el nieto, vivan esas luchadoras, que a pesar de las presiones que tienen a su alrededor, saben defender la vida antes que lo que se pueda decir de su fama. Al fin y al cabo ese niño, ese nieto, es alegría de muchas familias, aunque la misma joven debió salir en estado más tarde, pero llegó el niño, y él no es culpable, no es responsable, y por eso ¡viva la vida!, ¡vivan los que defienden la vida, desde el momento del nacimiento hasta el final de ella!

Hasta mañana, si Dios, usted y yo lo queremos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *