Reunión familia de la Rosa.

Mons. Ramón Benito de la Rosa y Carpio

La familia de la Rosa, siguiendo el modelo de la familia Carpio, también se reúne cada año en julio.

Es una tendencia muy hermosa que encontramos en tantas familias: la necesidad de reunirse, mantenerse unidos. El mundo nos invita a dispersarnos; se puede estudiar en República Dominicana y ejercer la profesión en cualquier parte. La idea de la unidad hace parte de la dinámica humana: juntarse, encontrarse. Hay una meta científica, pero también el evangelio nos invita a ser unidos: habrá un solo rebaño y un solo pastor. Cuando una familia se divide, es una familia que no solamente se atrasa sino que atrasa la humanidad; una familia que se rompe es igual. Busquemos la unidad, encontrarnos. Que esta reunión de la familia de la Rosa nos ayude a mantenernos,  ayudando a que la humanidad siga progresando en la unidad, no en la separación ni en la división.

Hasta mañana, si Dios, usted y yo lo queremos.