Razas y naturaleza.

Mons. Ramón Benito de la Rosa y Carpio

Es un clamor en la humanidad: hay que respetar las razas y no caer en discriminaciones raciales.

Hay que amar a los seres humanos, no importa cuál sea la raza. Conocemos naciones en las que hay esa discriminación racial, ‘naciones avanzadas’, pero en cuanto a humanidad están retrasadas porque conservan la discriminación racial. Y lo mismo nos pasa con la naturaleza, golpeamos a los seres humanos por su raza y golpeamos también la naturaleza. El papa Francisco habla tanta veces de ese respeto a las diferentes razas y de ese respeto a la naturaleza.

Por eso, razas y naturaleza han de ser amadas, respetadas y desarrolladas. Necesitamos las dos realidades: esta hermosa diferencia racial que nos enriquece y esta hermosa naturaleza, con todas sus riquezas y sus dones. Por lo tanto, no caigamos ni en la discriminación racial ni en la falta de respeto a la naturaleza que Dios nos ha dado.

Hasta mañana, si Dios, usted y yo lo queremos.