Producir dinero para una obra I

Mons. Ramón Benito De La Rosa Y Carpio

Delante de mí tengo las palabras que dijo el doctor Príamo Rodríguez -que ha sido el alma, iniciador y quien lleva adelante tantas cosas en UTESA-, cuando se inauguró, o mejor dicho, cuando inauguramos el Centro de Convenciones de Santiago, un espacio precioso que está al lado del Monumento a los Héroes de la Restauración. El Dr. Rodríguez dijo que cuando se acababan los fondos para construir ese centro, él tenía que ponerse a producir los recursos económicos para ese fin. Se puede pensar que ese centro tan hermoso como es, tan valioso como es, fue hecho por millones que estaban en el banco y que de ahí se sacaban. No fue así; se produjo el dinero para que ese centro funcionara.

Yo quiero invitar a que produzcamos dinero, a que se produzca dinero -y se lo digo a ustedes, porque mi tarea en la vida no es producir dinero, pero ustedes sí-, produzcan dinero para hacer obras.

Alguien al final de la inauguración me dijo: “El doctor Príamo ha dejado un legado a Santiago. Ha dejado un legado porque él se fajó a trabajar y muchas veces interrumpía la obra hasta que conseguía el dinero que necesitaba”.

¡Felicidades por ese Centro de Convenciones y felicidades porque se trabajó para producir el dinero para terminar esta obra, aunque muchas veces se interrumpió por falta de recursos!

Hasta mañana, si Dios, usted y yo lo queremos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *