Por vocación…

Mons. Ramón Benito De La Rosa y Carpio

Esta expresión siempre suena en mis oídos.

No es lo mismo realizar una tarea por vocación, es decir, por amor o por servicio, que realizarla por dinero. Es frecuente oír esta frase: “La vocación del sacerdote no es hacer carrera, sino realizar entre los seres humanos la misión de maestro y de pastor”. Cuando un sacerdote realiza su tarea por vocación, sabemos cuánto bien hace, es indiscutible.

También lo he oído del maestro, por vocación. La vocación del maestro, los que realizan la misión del maestro por vocación, y los que la realizan para ganar un sueldo, qué distinta, qué diferente es.

Asimismo se lo he oído a periodistas: “Yo realizo mi tarea por vocación, porque amo este trabajo”. Incluso dicen: “Mi vocación, mi profesión, es un sacerdocio, es como la del maestro, y repito, por vocación.”

Por vocación realiza o debería realizar también el médico su tarea. Cuántos médicos realizan su misión, su servicio, por vocación. Perciben sí un sueldo, porque necesitan vivir de alguna manera, pero su motivo principal para que se despierte y se levante a cualquier hora del día o de la noche, no es tanto lo que le pagan, sino porque tienen vocación, por vocación.

En realidad, todas las profesiones están llamadas a ser vividas por vocación, que al profesional le guste, le haga sentir bien, sea feliz, y todo por vocación.

Hasta mañana, si Dios,
usted y yo lo queremos.