Pesimismo

Qué bueno es hablar del pesimismo. Hay que recomenzar muchas veces de nuevo y es de suponer el gran esfuerzo que implica comenzar de nuevo.

¡Qué dañino es el pesimismo y verlo todo oscuro, que nada volverá a ser como antes!

Sí, podemos decir, y por eso yo repito cien veces la palabra actual moderna de que hay que ser proactivos, no reactivos. El reactivo dice: aquí no se puede hacer nada, todo negativo, los otros tienen la culpa, etc.

El proactivo, el optimista, el positivo, llámese como se quiera llamar, dice: ¿Qué se puede hacer? ¿Qué vamos a hacer? Ante esta situación, ¿qué vamos a hacer? Y si es necesario se comienza de nuevo.

 Esos son los que aportan a la vida y los que tienen una vida más feliz: el optimista, no el pesimista.

Hasta mañana si Dios, usted y yo lo queremos.

Enlaces: Listín Diario
Síganos en nuestras redes @apmprensa (FB, IG, TW)
Lea nuestros artículos y noticias en www.apmprensa.com
Suscríbase en nuestro canal Youtube.com/Apmprensa y active la campanita para ser notificado de nuestros contenidos.