Orar y Mandar Energías Positivas

UN MOMENTO
Mons. Ramón Benito De La Rosa Y Carpio

Es muy interesante darle seguimiento a esto que hace el papa Francisco todos los días con frecuencia. Él dice: “Oren por mí, y si no pueden orar, envíenme, mándenme energías positivas”.

Esto tiene mucho sentido. En el mundo mandamos energías positivas y negativas desde que nos levantamos, a través de toda la jornada y al fi nal del día.

Orar es llenar el mundo de energías positivas. Las personas que oran no solamente piden a Dios su intervención, sino que están dando lo mejor de sí, y esas energías salen y van, y lo mismo pasa con el que no ora. El Papa dice: “Si no pueden orar por mí, envíenme mensajes positivos, que eso me hace bien”.

Todas las personas que hablan negativamente de la República Dominicana, que solo se fi jan en lo negativo y lo dicen de cualquier manera, están enviando energías negativas al país, no le hacen bien. En realidad hay que decir: en la República Dominicana está esto mal…, pero tenemos que hacer esto para que esté bien, o yo voy hacer esto…

Los que no hacen esa parte de energías positivas, sino que se quedan con las malas noticias, no son profetas, como dice la Biblia, sino que son profetas de mal agu¨ero, aves de mala suerte. El que habla solamente de lo negativo es como una persona de mala suerte, y por lo contrario, enviar energías positivas es buena suerte, es ayudar a los demás.

Por eso, orar y mandar energías positivas, ayudar a que las cosas marchen mejor y los pensamientos marchen mejor. Sobre este tema volveremos muchas veces.

Hasta mañana, si Dios, usted y yo lo queremos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *