No tiró la toalla .

Mons. Ramón Benito De La Rosa Y Carpioasadm06@gmail.com

Ulises Francisco Espaillat, en el Siglo XIX (1878), duró solamente cinco meses como Presidente de la República, y fue derribado porque era honesto, responsable, serio: no tiró la toalla cuando se vio bajo esa presión y hoy es el modelo de lo que ha de ser un político y un Presidente.

En su día se celebra el Día de la Ética, es decir, el que se ponga a Ulises Francisco Espaillat como patrono de la ética, está diciendo que es el Presidente, el político que el país quiere; se quiere un modelo, es ético, y las leyes dominicanas, hoy día, y el mundo entero, está diciendo que solamente –si hay hombres como Ulises Francisco Espaillat– se puede gobernar, sino se cae en la destrucción.

Hasta mañana, si Dios, usted y yo lo queremos.