Mes de la patria.

Mons. Ramón Benito de la Rosa y Carpio

Febrero, indiscutiblemente, en el calendario dominicano, en nuestra cultura, en nuestra vivencia, es el mes de la patria.

Debemos recordar que por ley ese mes de la patria comienza en enero, precisamente el 6 de enero, y un servidor todavía lo coloca el 21 de enero, porque la fi esta del 21 de enero está ligada a la patria, a la defensa de la patria.

Tenemos este mes de la patria. Es un mes en el que nosotros tenemos que decir: nuestro patriotismo debe afi anzarse para seguir luchando por nuestra identidad, por nuestro amor a la patria.

Es muy importante preguntarse uno si nosotros –si yo–, amamos la patria o si nosotros despreciamos la patria, si no nos sentimos orgullosos de nuestra patria. Hay que chequearse en eso, porque en muchos casos uno ve, uno oye personas que hablan de la patria dominicana y hablan de ella despreciándola. Ahí vuelve a surgir espontáneamente aquella frase de John F. Kennedy, expresidente de los Estados Unidos: “No te preguntes qué hace la patria por mí, sino qué puedo yo hacer por mi patria”.

Hay personas que no quieren hacer nada por su patria, no hacen nada, exigen que la patria les dé bienestar, que la patria les dé todo lo que ellos quieren, pero no hacen nada por la patria.

Hemos de aprender ahí de Kennedy y de Duarte también, que amó su patria; era de una familia rica, e hizo por su patria.

Patriotismo: amor a la patria, sin negar los fallos que tenemos, pero sin quedarnos todo el tiempo lamentándonos y quejándonos.

Repitamos que en lugar de yo decir: ¿Qué puede hacer la patria por mí?, decir: ¿Qué yo puedo hacer por mi patria? Hasta mañana, si Dios, usted y yo lo queremos.