Mártires de la epidemia

La historia presente nos recuerda la historia pasada: los mártires de las epidemias, gente que en­tregó su vida, que hoy son recor­dados porque son mártires.

La iglesia ha canonizado a muchos de ellos; son sus mártires y sus santos. Ha esta­do sobre el tapete un hermano de San Juan Pablo II, un médico joven que entregó su vida por una persona que tenía una epidemia.

Hoy día, demos gracias a Dios por todos los médicos, por todas las enfermeras, por todos los que sirven a los que sufren esta pandemia del coronavirus. Gracias a Dios hoy se pueden proteger mucho.

Habrá tal vez menos mártires, pero la his­toria recordará a todos estos hombres y mu­jeres que entregaron su vida generosamente para luchar contra la pandemia del corona­virus.

Hasta mañana si Dios, usted y yo lo queremos.

Enlaces: Listín Diario
Síganos en nuestras redes @apmprensa
Lea nuestros artículos y noticias en www.apmprensa.com
Suscríbase en nuestro canal Youtube.com/Apmprensa y active la campanita para ser notificado de nuestros contenidos.