Madre es madre

Ya casi al final del mes de mayo volvemos a recoger, mes de las flores, mes de la Virgen María, mes de las madres.

La Biblia, los profetas, el viejo testamento nos dejó esta frase: “aunque tu madre te abandone, Yo nunca te abandonaré”. Es una afirmación fuerte de parte de Dios; la madre no abandona. Madres, recuerden su vocación: la madre no abandona Y todavía en Dios es más fuerte el principio, el principio del Dios que vive esa faceta de la maternidad en todos los sentidos.

Por eso digamos ¡Madre es madre!  y Dios nos dice: “aunque tu madre te abandone, Yo nunca te abandonaré”.

Hasta mañana si Dios, usted y yo lo queremos.