Los salmos y la justicia.

Mons. Ramón Benito de la Rosa y Carpio

Hoy hacemos la entrega No. 15 de esta temática. Les quiero invitar a ver, a repasar, el salmo 99. En ese salmo 99 quiero hacerles notar estas expresiones: el amor a la justicia. La justicia es la base del derecho: ejercer el juicio y la justicia.

En este salmo, concretamente en el versículo 4, se dice de Dios: Dios ama la justicia, Dios ha establecido la base del derecho, Dios está en el juicio, en la justicia y los ejerce.

Ahora bien, esto que dice Dios, vamos a hacerlo nuestro: amar a la justicia, tener como base el derecho y tener y ejercitar en todo momento el juicio y la justicia. Eso se dice de Dios, y que lo digamos también de nosotros mismos, que también los jueces puedan decir, “yo amo la justicia”, –la base del derecho– y “yo ejerzo la justicia”.

Lo pueden decir no solamente ellos, sino también los abogados: “Yo estudio derecho, “yo amo la justicia”. Abogados que proclamen: “Yo no me formé en derecho para enriquecerme, lo hice por amor a la justicia, para defender un estado de derecho, porque el abogado que no hace eso está haciendo no un estado de derecho dominicano: está poniendo la base para que perdamos la democracia, ya que la justicia es así de importante.

Ojalá nos quedemos solo con la frase: “Dios ama la justicia”, “yo amo la justicia”, y que lo podamos decir cada ciudadano, cada juez, cada abogado, cada empresario, todo aquel que viva en este territorio, pueda decir: “amo la justicia”, mi base es el derecho y ejerzo la justicia.

Hasta mañana, si Dios, usted y yo lo queremos.