Los que ponen su seguridad en las riquezas.

Mons. Ramón Benito de la Rosa y Carpio

Quiero traer a este respecto un texto de Job, que pasó por muchos sufrimientos pero que era muy rico. Él dice lo siguiente, y lo quiero citar textualmente.

Dice Job: “Acaso he hecho del oro mi confi anza o dije al oro fi no: “Tú eres mi seguridad, me he complacido en la abundancia de mis bienes, en que mi mano había ganado mucho; acaso al ver el sol como brillaba y ver la luna que marchaba radiante, mi corazón en secreto se dejó seducir y mi mano besaba mi boca.

También hubiera sido una falta criminal por haber renegado de Dios de lo alto al tener todas estas riquezas y sus bienes”.

Job, en la biblia, es presentado como un hombre rico que pasa por difi cultades, pero al mismo tiempo afi rma que su seguridad no estaba en sus riquezas. Es un dato muy importante. Nosotros podemos encontrar hoy hombres y mujeres que ponen la seguridad, la firmeza, todo su bienestar y felicidad en las riquezas.

La experiencia nos enseña que no es así, las ciencias nos lo dicen, la historia y la biblia también. Si no queremos escuchar la palabra bíblica, escuchemos la palabra de la historia, escuchemos la palabra de la experiencia: El que pone su seguridad en las riquezas, es una persona llamada al fracaso, no al éxito.

Las palabras de Job nos ayudan a colocar las riquezas en el puesto que tienen. Él no negaba las riquezas, pero no ponía en ellas ni su corazón, ni su seguridad.

Hasta mañana, si Dios, usted y yo lo queremos.