Libertad y corrupción

Tenemos la libertad, es un don de Dios, es un don de la vida.

Somos libres. El que se corrompe, se corrompe libremente. Pueden haber influido algunas causas en su vida, en su familia, en su niñez, pero siempre queda la libertad; si te has corrompido, eres libre. Aprovecha la Cuaresma para hacer una conversión, para pasar de la corrupción a la honestidad.

Se puede cambiar en la vida, y qué importante que lo puedas hacer, porque somos libres y en cualquier momento podemos reaccionar. Recordemos que las personas, los pueblos que se corrompen, pierden su libertad, la aceptan libremente, pero la pierden; las dictaduras nacen donde hay corrupción y donde se pierde la libertad. Nunca podremos olvidar la época de Trujillo.

Hasta mañana si Dios, usted y yo lo queremos.

Ver en nuestro canal de Youtube de APMPRENSA
Ver en la publicación de Listín Diario en este enlace