Ladrón

Una de las palabras más fuertes y que más duele a la gente es que le digan ladrón. Prefieren que le digan corrupto, pero el corrupto es un ladrón y no hay más remedio: es un ladrón.

El corrupto es un ladrón, aunque no diga que es ladrón y al igual que los ladrones roba de noche, oculto cómo los ladrones: cree que no se sabrá su obra. A mí me impresiona que confíe en que, siendo un ladrón, un corrupto, piensa que no se sabrá, no siendo así. No piensa en sí mismo y en su familia, ya que no está solo. Sus hijos, sus nietos no son ladrones, pero serán llamados hijos de un ladrón, hijos de un corrupto. Quítese la pared y póngale el mismo nombre.

Hasta mañana si Dios, usted y yo lo queremos.

Enlaces: Listín Diario
Síganos en nuestras redes @apmprensa
Lea nuestros artículos y noticias en www.apmprensa.com
Suscríbase en nuestro canal Youtube.com/Apmprensa y active la campanita para ser notificado de nuestros contenidos.