La ética y la Constitución.

Mons. Ramón Benito de la Rosa y Carpio

Noviembre nos recuerda siempre la Constitución Dominicana, ya que fue en noviembre cuando se defi nió y se aprobó la primera Constitución.

Nosotros hablamos mucho de la Ética, hoy más que nunca, porque falta ética, someterse a las normas, vivir los principios: no matarás, no robarás, no cometerás adulterio, no pensarás en dañar la fama del otro, no importa.

Eso que llamamos mandamiento es la ética, porque la Constitución Dominicana recoge esos mandamientos, esa ética, esas normas, y la Constitución se basa en las normas, al igual que las leyes en esos mandatos.

Póngalo más simple: no robarás, no matarás, respetarás al ser humano.

La Constitución Dominicana se fundamenta en la dignidad del ser humano, en el respeto que merece toda persona y es en nombre de ese gran principio, de esa gran ética que se elaboran unas leyes para ayudar a cumplir esas normas.

La Constitución está basada en la ética, nosotros nunca lo podemos olvidar.

Hay personas para las cuales su ética, su norma está determinada por el dinero, la ambición, el poder, y no les importa ninguna otra norma ética, porque hacen su propia ética, pero esa ética universal existe: las leyes y las constituciones de los países la recogen.

Celebremos nuestra Constitución, celebremos el que esté asentada en la dignidad de la persona humana, en la defensa de los derechos, en la defensa de los grandes valores, porque Ética y Constitución van de la mano.

Hasta mañana, si Dios, usted y yo lo queremos.