Guerra y paz.

Mons. Ramón Benito de la Rosa y Carpio

Las navidades siempre nos traen los vientos de la paz, los vientos de una paz deseada por el mundo y es uno de los grandes bienes, lo que más se desea en el mundo, pero aunque han pasado las navidades, el mes de enero ha vuelto a poner sobre el tapete el tema de la guerra y la paz.

Continuamente nos vienen vientos de guerras de otras partes; nosotros en nuestro país hablamos de violencias: hablamos de la violencia verbal, hablamos también de la violencia física, los ataques que se hacen, los feminicidios contra la mujer, la violencia en las calles.

La guerra y la paz. Aunque no estamos en guerra, también nosotros estamos deseando la paz. Continuamente hemos de volver esa mirada sobre esta realidad.

Ustedes –hombres y mujeres, jóvenes o viejos–, pensemos en la paz, trabajemos por la paz y tomemos decisión personal. Yo quiero la paz, porque las violencias pequeñas preparan para la guerra y preparan para violencias mayores.

Por eso: la guerra y la paz es un tema que nos concierne a todos y las navidades nos traen el tema de la paz, pero a través del año hemos de recordarlo y pensar en aquellos pobres pueblos que tienen guerras continuas y todos están ansiando la paz.

Hasta mañana, si Dios, usted y yo lo queremos.