Fracasos y oportunidades.

Mons. Ramón Benito De La Rosa Y Carpio

Cuando el ser humano toca fondo en su experiencia de fracasos y de incapacidad, decimos muchas veces: Dios le tiende la mano, y encuentra recursos para seguir adelante.

Hoy día se está haciendo viral esta expresión que cada uno de nosotros debe convertir sus fracasos en oportunidades. He oído tantos testimonios hermosos de personas que al tener un fracaso, al tener un daño en su vida, se ponían de pie para seguir adelante o caían de rodillas para decirle a Dios: Dios, dame tu mano, tiéndeme la mano que yo quiero seguir, y hay personas que de sus fracasos hicieron la gran oportunidad de su vida para poder avanzar.

Por eso en la vida es tan importante ponerse unos anteojos que nos ayuden a mirar la vida para seguir adelante, para avanzar. “Fracasé, quebré. ¿Qué puedo hacer ahora?”. Por eso nos ponemos de rodillas para que Dios nos tienda la mano y nos ponemos de pie para seguir adelante y así hacemos de fracasos oportunidades de avanzar.

Hasta mañana, si Dios, usted y yo lo queremos.