Evolución y educación

Mons. Ramón Benito De La Rosa y Carpio

Quiero tomar este tema con todo sentido, porque los pueblos evolucionan no por su riqueza, sino por su educación; eso se repite muchas veces y hay que tenerlo en cuenta, pero tiene que ser una educación del ser humano para que el ser humano se desarrolle él mismo.

Es una pena que hoy día se quiera dar educación para conseguir dinero. Es verdad que hay que educarse para el trabajo, que produce dinero, pero la educación es lo que nos lleva a que los seres humanos seamos iguales. ¡Cuántas desviaciones hay en ese sentido y en la cultura!

La igualdad de los pueblos no se da porque se tenga más o menos dinero, sino por la educación que se tenga; si usted está preparado, si usted está educado, usted será igual a los otros pueblos, aunque no tenga dinero. Hoy día todos lo sabemos: el nuevo dios que quiere resolverlo todo se llama “don dinero”, y ese “don dinero”, en lugar de hacer que se cumpla la misión que tiene el dinero, que es ayudar a los seres humanos, muchas veces nos hace más daño.

La igualdad, la unidad y el progreso están en la educación, porque la educación tú la recibes y permanece contigo. No está en lo que tienes, porque lo que tienes no es tuyo y se va: la educación permanece eternamente.

Hasta mañana, si Dios,
usted y yo lo queremos.