“Este país no sirve”.

Mons. Ramón Benito De La Rosa y Carpioasdm06@gmail.com

Cuando uno dice “este país no sirve”, está confesando que él no sirve, aunque muchos alabarderos hagan creer lo contrario; cuando se dice “este país no sirve”, se debe decir y confesar “yo tampoco sirvo”, porque ni siquiera se excluye la persona a sí misma cuando dice esta frase. Por eso, es falso decir “este país no sirve”. Uno al menos podría decir “yo sirvo para algo”, y en el fondo, la persona que lo dice se cree así aunque no lo diga.

Es importante que valoremos lo que nuestro país tiene. Pensemos que el que generaliza negativamente se está haciendo daño a sí mismo y al país.

Decir “este país no sirve” es una exageración. En este país hay muchas cosas. Podemos decir siempre: este país no es perfecto, le falta tal vez muchas cosas pero se pueden mejorar, y hay que mejorarlas, perfeccionarlas.

Hasta mañana, si Dios,
usted y yo lo queremos.