Escándalo

Después del escándalo de Judas, ladrón de la Iglesia y vendedor de su dueño, ningún escándalo de sus fieles en la Iglesia me extraña. Judas, el discípulo del Señor, hizo milagros, sanó enfermos, expulsó demonios, predicó, pero fue ladrón y murmurador de Jesucristo, le robaba y vendió al Maestro, al dueño de la Iglesia.

Después de ese escándalo se podrán encontrar muchos escándalos, pero no un escándalo mayor que ese. Por eso podemos decir que después del escándalo de Judas, cualquier escándalo en la Iglesia, no se debe dar, pero no nos extraña.

Hasta mañana si Dios, usted y yo lo queremos.

Enlaces: Listín Diario
Síganos en nuestras redes @apmprensa (FB, IG, TW)
Lea nuestros artículos y noticias en www.apmprensa.com
Suscríbase en nuestro canal Youtube.com/Apmprensa y active la campanita para ser notificado de nuestros contenidos.