Economía solidaria

Mons. Ramón Benito de la Rosa y Carpio

El tema de las cooperativas está sobre el tapete en la vida nacional, y es importante que continuamente recordemos que las cooperativas son un intento magnífico de economía solidaria. Hoy hablamos tanto del neoliberalismo: la economía que busca solamente “lo mío”, “lo suyo” y que produce todos estos efectos que estamos viviendo de corrupción, una corrupción y una economía que lleva a olvidarse de los demás.

La cooperativa ha buscado, de alguna manera, el que la economía sea lo que debe de ser: son todos los que producen las riquezas, todos juntos, y debe ser de todos, pero la economía en la que estamos montados en la globalización no mira el que cooperen los unos con los otros. Que no se pierda el espíritu cooperativista, que llevemos y pensemos que la economía ha de ser solidaria, y hemos de superar –y es así indiscutiblemente que la humanidad lo va a superar–, el modelo actual del neoliberalismo.

Más tarde o más temprano, de alguna manera, la economía mundial será cooperativista, aunque no se llame de esa manera.

Hasta mañana, si Dios, usted y yo lo queremos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *