Día del Chofer.

Mons. Ramón Benito De La Rosa Y Carpio

Sin lugar a dudas, el Día del Chofer es el día de cada día. Hoy día tenemos sobre el tapete tantos temas alrededor del chofer.

Podemos hablar de los accidentes que tenemos, de cómo se violan las leyes. Se puede hoy en la República Dominicana tocar el tema de las organizaciones de transporte que luchan por los altos precios de los combustibles. Se habla de mafia y de corrupción en ese mundo. Se habla también de los empresarios, de los sindicatos, en una palabra, el mundo del chofer. Pero recordemos hoy, y queremos repetirlo, al chofer. El chofer público es un servidor y hay que recordarlo siempre y recordar su vocación: mi padre era chofer.

Mi papá decía: mi vocación es de chofer. Él hizo muchas tareas en la vida, pero valoraba mucho la de chofer, porque él veía ese servicio, ese trabajo, como algo que hacía para el bien de la comunidad, a más de que él vivía de eso económicamente.

Hoy también los choferes, como todo oficio, han de descubrir su vocación y ser el chofer que presta servicio, que vive de ese trabajo y ha de saber también superarse. Que se pueda sentir orgulloso de ser chofer, orgulloso de su servicio, orgulloso de cumplir con las leyes del tráfico; que no piense que ese poder que tiene de llevar un vehículo en sus manos lo hace un omnipotente, un todopoderoso, no, sino que es un servidor que el pueblo quiere.

Hasta mañana, si Dios, usted y yo lo queremos.