Despierta el niño.

Mons. Ramón Benito de la Rosa y Carpio

Es una temática muy interesante entre los psicólogos y los educadores, al decir que todos nosotros tenemos un niño adentro, y al decir el niño, habla del niño que conserva la alegría, la sencillez, la humildad, esos valores del niño. ¡Despierta el niño que tenemos dentro!

Es el niño que nos muestra el sentido de la felicidad y ese niño nos hace vivir como debe ser. También hay que decir: sana al niño. Hay personas que tienen el niño enfermo, los valores de los niños los tienen enfermo porque los mataron o se los hirieron en los años de la niñez o en algún momento de su vida.

Los abuelos muchas veces reavivan el niño que llevan dentro, cuando llegan los nietos. ¡Gracias a Dios! Porque los nietos ayudan a revivir en los abuelos el niño. El niño es el símbolo de la felicidad, el símbolo de entrar en el mundo de esa manera.

Despierta el niño, y también sana el niño, ahora cuando celebramos en la Navidad la fiesta de un niño, y es el niño que más alegría trae. El Niño Jesús nos ayuda a despertar al niño que está en nosotros, el Niño Jesús nos ayuda a mirar a los niños, a cuidarlos. Despierta el niño que está en ti, para que seas feliz, y despiértalo para que ayudes a otros niños que lo necesitan.

Hasta mañana, si Dios, usted y yo lo queremos.