Desarrollo.

Mons. Ramón Benito de la Rosa y Carpio

El término desarrollo se usa casi únicamente para hablar de desarrollo económico; reducir la palabra desarrollo a lo económico es algo muy peligroso, muy dañino, que lleva a valorar únicamente lo que es el dinero, lo que es la técnica y no lo que es humano.

Hace tiempo, todavía un servidor era estudiante, cuando oí esta frase dada por los científi cos, los sociólogos, los estudiosos: “El mundo ha avanzado técnicamente, pero no así humanamente”. Esta frase es muy grande y muy fuerte y no la decimos en la República Dominicana.

El mundo se ha desarrollado técnicamente, pero no va con el mismo ritmo humano. Tenemos que decir, como otras tantas veces, que hoy Repúlica Dominicana cuenta con la tecnología sufi ciente para dar de comer a todos nuestros ciudadanos, quienes no deberían tener hambre, porque una nación desarrollada tecnológicamente conlleva a desarrollarse económicamente, pero lamentablemente, no lo hemos hecho humanamente.

Esto signifi ca un subdesarrollo; hay cosas que llamamos moderno y tenemos que decirlo y repetirlo, que son un atraso, que son una desviación, por eso, cuando hablemos de desarrollo, preguntemos: ¿De qué desarrollo usted habla? Porque no es lo mismo desarrollo económico y técnico que desarrollo humano, ético y moral.

Hasta mañana, si Dios, usted y yo lo queremos.