Cosme y Damián

Mons. Ramón Benito de la Rosa y Carpio

Cosme y Damián son dos laicos de los primeros siglos del Cristianismo y ambos se nos presentan como modelo del médico, como el modelo de los médicos a través de la vida.

Felicitamos de corazón a todos los médicos en este Día de los Santos Médicos: Cosme y Damián. Que su ejercicio profesional, médico de hoy, como el médico de ayer y el médico todavía de antes de ayer, de Hipócrates el griego, fundador de la medicina, que en todo siempre busca dar vida, corregir, sanar.

El médico pasa a la historia de la humanidad como un gran servidor, como un bien necesario. Hemos de decir que da pena que muchos médicos estén gozando de la fama de que no son ya médicos que sirven a la humanidad, sino médicos que se sirven y viven de la humanidad. Algunos podrán decirme que los tiempos han cambiado y hoy lo que importa es el negocio y el comercio; los tiempos cambian, pero no siempre para bien, hay tiempos que se retrasan. Este retraso que tienen los médicos comerciantes no son retrasos, es una desviación total que será superada, y a los pacientes les decimos: hemos de ser también pacientes, porque esa etapa es de una medicina que olvida esos viejos principios, y esa vieja praxis ha de desaparecer, gracias a Dios desaparecerá, pero aún sufrimos esta realización.

Conozco tantos médicos como Cosme y Damián, como Hipócrates el griego, pero también van apareciendo aquí y allá médicos a los que la gente no va a llamar médicos, porque en la práctica no están buscando dar y sanar vidas.

Hasta mañana, si Dios, usted y yo lo queremos.