Construye sobre roca.

Mons. Ramón Benito de la Rosa y Carpio

Una frase en el evangelio de Nuestro Señor Jesucristo – que como todo en el evangelio tiene muchas aplicaciones y es válida para muchas realidades de la vida- dice el Señor: “El que construye sobre mi palabra construye sobre roca; aunque vengan los huracanes, aunque vengan las inundaciones, esa casa construida sobre mi palabra está construida sobre roca”.

El que construye su vida sobre roca, es porque la construye sobre los valores, y estoy hablando de los valores puramente humanos: el que construye sobre la honestidad, sobre la verdad, sobre la honradez -estoy hablando de estos valores tan necesarios hoy día-, construye sobre roca: no se cae ni él, ni su familia, ni tampoco lo que construye.

Lo mismo dígase de aquel que construye sobre la ética, que es decir lo mismo; el que construye sobre la palabra viva de Dios, construye sobre roca; el que construye su familia sobre los grandes valores de la familia, construye sobre roca, y aunque pueda venir un momento de peligro, esos hijos saldrán a flote.

¡Construir sobre roca! Todo en la vida se ha de construir sobre roca: la familia, los estudios, la profesión, un capital económico… Expliquémoslo de otra manera: el que construye sobre la corrupción, sobre lo robado -sea de quien sea-, está construyendo sobre arena. En cualquier momento ese edificio se cae, más aún se puede decir que se va a caer.

Construyamos sobre roca: los valores humanos, los valores cristianos.

Hasta mañana, si Dios, usted y yo lo queremos.