Ateo con Dios

Hay quien se dice ateo, pero tiene un sustituto de Dios, que es su dios: es el poder, el dinero, el placer o él mismo.

A ese dios que él tiene, le sacrifica todo como en la antigüedad, como hoy todo se sacrifica a un dios. Hay ateos que te dicen ser así, pero, de hecho, de facto no lo son.

Volvemos a repetir lo que dicen: “nadie se puede meter con mis cuartos”, con su poder, con su placer. Hay gente que no quiere a Dios para vivir el placer de cualquier manera y que ese placer no tenga efecto y él mismo dice: “yo soy yo dios, yo soy el que digo lo que yo quiero”.

Por eso los que se dicen ateos deben reflexionar, deben pensar: “soy ateo, pero con dios”, porque tengo un sustituto de Dios, tengo otro dios.

Hasta mañana si Dios, usted y yo lo queremos.

Enlaces: Listín Diario
Síganos en nuestras redes @apmprensa (FB, IG, TW)
Lea nuestros artículos y noticias en www.apmprensa.com
Suscríbase en nuestro canal Youtube.com/Apmprensa y active la campanita para ser notificado de nuestros contenidos.