Reflexión Pascual.

El sentido de la Pascua cristiana hunde sus raíces en la Pascua judía y le viene dando, en definitiva, por la Pascua de Cristo: es el paso de la comunidad con Cristo de este mundo al Padre, de la esclavitud del pecado a la libertad de la gracia, de las derrotas frente al Maligno a la victoria sobre él, de la muerte a la vida, de las tinieblas a la luz, de la tristeza a la alegría, del fracaso al triunfo, del dolor a la fiesta.