Reflexión de Cuaresma.

La Cuaresma busca profundizar los mandamientos que regulan el comportamiento de un ser humano con otro ser humano: recuerda los preceptos que prohíben toda forma de daño a la persona y a sus bienes; exigencia de justicia; actitud de respeto y amor, y no de odio y envidia. Las prohibiciones de Dios son prohibiciones para un bien: todo aquello que hace daño al ser humano está prohibido a su entorno, los mandatos de Dios, en clave positiva, buscan el mismo objetivo.

Tomado de mi libro: «Para vivir la cuaresma»