Reflexión de Cuaresma.

La Cuaresma es una llamada a la solidaridad. Un mundo que se cierra sobre sí mismo no comprende esta palabra. Un hombre o una mujer que sólo recibe golpes de otros hombres o mujeres tiene dificultad en aceptar la dimensión humana del amor.

La solidaridad pedida en la Cuaresma y la actitud de compartir denuncia todo egoísmo personal o toda ideología o sistema que impide la finalidad primera de los bienes: su destino Universal.

(Tomado de mi libro: » Para vivir la Cuaresma «)