Libertad y Ley.

No hay duda de que hoy en día existe una sensibilidad particularmente viva sobre la libertad. En nuestro tiempo se tiene, igualmente, una conciencia cada vez mayor de la dignidad de la persona humana. Es ciertamente una adquisición positiva de la cultura moderna. Dentro de esa adquisición se destaca el derecho a la libertad y al respeto de la propia conciencia. Así dignidad humana, libertad y conciencia personal son inseparables. Es una cuestión indiscutible.

(Tomado de mi libro «La ciencia del bien y del mal»)