¿DE QUÉ TIENE NECESIDAD?

I

 ¿De qué tiene necesidad hoy la Iglesia?

La pregunta es el del Papa Francisco y la respuesta la da él mismo:

“La Iglesia tiene necesidad hoy de “mártires, de testimonios, es decir, de santos de ‘cada día’, esos de la vida ordinaria, llevada adelante con coherencia, pero también de aquellos que tienen la valentía de aceptar la gracia de ser testimonios hasta el final, hasta la muerte.

Todos ellos son la sangre viva de la Iglesia; son testimonios que llevan adelante la Iglesia, los que testimonian que Jesús ha resucitado, que Jesús está vivo y lo esperan con la coherencia de vida y con la fuerza del Espíritu Santo que han recibido como don.

Ellos nos ensenan que, con la fuerza del amor, con la mansedumbre, se puede luchar contra la prepotencia, se puede lucha contra la prepotencia, la violencia, la guerra y se puede realizar con paciencia la paz”  (Discurso en la celebración en la Basílica de San Bartolomé en la Isla Tiberina, 22 abril 2017).

II

¿De qué tiene necesidad la Patria?

De nuevo responde el Papa Francisco: “Cuántas veces en momentos difíciles de la historia, se  ha escuchado:”Hoy la Patria necesita héroes.

“El mártir puede ser pensado como un héroe y el héroe, que realiza acciones fuera de lo común incluso hasta dar su vida por Dios y por los grandes valores de la humanidad, es considerado un “mártir” (Discurso en la Isla Tiberina, Basílica de San Bartolomé, 22 de abril 2017).

Pero los héroes y mártires son “agraciados de Dios”. Porque sin la gracia de Dios, su fuerza y su ayuda, no hubieran podido realizar sus acciones heroicas.

Ellos sufren, ellos dan la vida y nosotros recibimos la bendición de Dios por su testimonio. Y hay también muchos mártires escondidos, esos hombres y mujeres fieles a la fuerza suave de amor, a la voz del Espíritu Santo, que en la vida de cada día buscan ayudar a los hermanos y aman a Dios sin reservas”. (Papa Francisco, Ibídem).

III

 ¿De qué tiene necesidad la Iglesia en la Patria Dominicana? 

3.1       Ante la corrupción, la impunidad, los sobornos, la inseguridad y leyes pro-aborto, la Iglesia tiene necesidad de que sus laicos  en el mundo político, empresarial y en todos los ambientes, den ejemplo y testimonio hasta el martirio de estos grandes valores humanos y cristianos: la verdad, la honradez, la justicia, la vida, la familia cristiana; que estén dispuestos a ser rechazados, resulten incómodos por su conducta y reciban motes como el de pariguayos, atrasados, retrógrados; y si han caído en estas graves culpas sea su modelo entonces, Zaqueo, el cobrador de impuestos corrupto, a quien Jesús visitó en su casa, fue humilde, aceptó su culpa, se arrepintió y devolvió lo robado; o María Magdalena, la gran pecadora, a quien Jesús nunca rechazó porque Jesús ni el cristianismo buscan la condena del corrupto ni del prostituto, sino que se conviertan, reparen por sí o por otros el mal que hicieron y vivan.

3.2       La Iglesia tiene necesidad de que sus obispos, sacerdotes y diáconos, además de enseñar sobre estos valores y temas, acompañemos y asesoremos a los laicos en sus acciones en el mundo, que no lo dejemos solos. Que a pesar de nuestras debilidades estemos junto a ellos, estemos dispuestos a sacrificarse con ellos y dar la vida hasta el martirio.  No es que nosotros hagamos su tarea ni ellos la nuestra.

3.4       En fin, la Iglesia de hoy tiene necesidad de mártires, de cristianos, cada uno dentro de la vocación a la que ha sido llamado, que no tiren la toalla cuando vienen las persecuciones y ataques.

+Ramón Benito de la Rosa y Carpio

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *