Simplemente Brisa

Suave, suave
la brisa llega,
mueve las pencas del cocotero
y las hojas de mi escritorio.

La siento en mi pelo,
mi cara,
mi piel,
mi ropa toda,
viene y pasa y vuelve,
no dice nada,
no trae mensajes.
¡Es hermosa,
refrescante!

Es brisa simplemente:
entra,
agita,
se escapa,
retorna.

¿No es bella
la brisa
en su libertad?
Es el niño despierto
que duerme en mí.

Uvero Alto,
22 de agosto de 1993

El Más Bello de los Poemas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *