Oh, Esposa Casta (II)

Oh, esposa sensata,
frente iluminada y conceptos claros, ¿por qué deja
temblar tus
ideas
cuando la duda toca tus afectos
y cuestionas de tu esposo el cariño
y a ti misma te cuestionas?

Oh, esposa fuerte,
voluntad y carácter, dueña y señora,
¿por qué eres débil, como cualquier creatura,
cuando tu fantasía inventa
que tu único amado te ha colocado aporte,
en un segundo lugar?

Oh, Esposa-Iglesia,
¿por qué lloras?
Déjame llorar contigo y secar tus lágrimas.
Ven conmigo al monte y al desierto.
Te cantaré un cántico nuevo
el himno de mi amor eterno.

El Más Bello de los Poemas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *