Domingo en el Pueblo

Se ha bañado
Higüey
con las aguas de mayo,
se pondrá su traje de domingo
y se irá a la retreta
del parque
y a una sala de cine.

Volverá a las nueve,
cuando toquen las campanas del templo,
rezará una plegaria
y se acostará
con la conciencia tranquila,
dormirá dulcemente
y se levantará el lunes
al canto de los gallos
para recomenzar su tarea
de construir un mundo justo,
fraterno y santo.

Mayo 1976

Mons. Ramón Benito de la Rosa y Carpio

El Más Bello de los Poemas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *