Partió a la casa del Padre una sierva fiel de Jesucristo: Sor Salomé Díaz.

Al caer la tarde de ayer, visité Sabana Iglesia, para presidir la Eucaristía del novenario de nuestra querida Sor Salomé, religiosa ejemplar, que dedicó su vida al Señor a través de su congregación.

SEMBLANZA DE SOR SALOMÉ DIAZ FERREIRA.

Sor Salomé, como consta el acta de nacimiento, su nombre de pila Esmenegilda, hija de Antonio Díaz y Generosa Ferreira. Nació en Sabana Iglesia – Santiago el 13 de abril de 1933. Recibió las aguas bautismales el 25 de junio de 1933, fue confirmada a la edad de 7 años el 2e de noviembre de 1941.

Ingresó al noviciado María Inmaculada en 1957, realizó su primera profesión el 13 de junio de 1959, su profesión perpetua el 21 de junio de 1963 en Bogotá, Colombia. Sus estudios los realizó en la Pontificia Universidad Javeriana, Bogotá, en Ciencias de la Educación, país donde prestó sus servicios por varios años. Se desempeñó como rectora del colgó Cardenal Sancha de Bogotá, donde pasó varios años, luego fu trasladada a República Dominicana, donde asumió la dirección del colegio Quisqueya, terminada su misión allí fue trasladada al colegio Santa Ana – Santiago, y luego laboro en su tierra natal Sabana Iglesia, de ahí pasó al hogar San Joaquín y Santa Ana en Pontón, La Vega. Después, debido a su precaria salud fue trasladada a la casa Madre Amadora, donde vivió hasta el final de sus días en esta tierra.

De sus padres Papo y Generosa, asumió el ejemplo de darse al otro en servicio incondicional sin mirar su posición. Todos sabemos que Generosa fue llamada por su ser y hacer la madre del pueblo y Papo a su lado impregnó la prudencia, el cariño, capacidad de decisión y amor al prójimo.

Se distinguió por su responsabilidad, empoderamiento de la misión, visión de futuro, sencillez, espíritu de servicio, sentido de pertenencia, paciencia, predecía y su espíritu humorístico, con el que contagiaba a los que la rodeaban. ¿Quién no recuerda a Sor Salomé en los recreos, capítulos generales de la congregación, festividades, la chispa que colocaba para hacer felices a sus hermanas?.

Educadora excelente, siempre actualizada y por eso el interés de participar en diplomados y cursos de capacitación.

La recordaremos y damos gracias a Dios por su vida, por los dones que recibió de Dios, por la semilla que sembró en los corazones de las hermanas, niños y jóvenes, por la preocupación que siempre tuvo con los pobres y la delicadeza con la que orientaba y formaba.

Descanso en la paz del señor el 31 de julio de 2018 en el centro médico de otorrinolaringología.