Obispo emérito llama a cuidarse del uso de riquezas mal habidas.

Santiago.-“Las riquezas son bienes para hacer el bien, mantener la familia, avanzar los pueblos, salir de las malas condiciones en las que se vive”, dijo monseñor Ramón Benito de la Rosa y Carpio, tras asegurar que ese dinero es bueno  cuando no es fruto de la corrupción.

Dijo el arzobispo emérito de Santiago, que todo está en el uso que “demos de las cosas, de los bienes que están en nuestras manos”.

Asimismo,  cito las grandes ambiciones que pueden tener los seres humanos, entre las que menciona, la ambición de dinero, de poder y de cualquier placer

“Importante recordar que la riqueza no es mala, pero hay tantas mal habidas, que existe la percepción de que lo normal es así y la riqueza es un bien y  la biblia -Eclesiástico13- 24- nos lo recuerda: “Buena es la riqueza en la que no hay pecado”, sostuvo.

Monseñor de la Rosa y Carpio, indicó que lo que Dios nos ha dado es bueno, lo malo es su mal uso”, precisó, tras indciar que los medios digitales, el internet, en la comunicación actual, es bueno, es un regalo, pero ¿qué es lo malo?, el uso que damos de las cosas.

“Todo es un regalo de Dios, la diferencia está en el uso: si nosotros lo usamos mal, se vuelve malo”, explicó en su articulo Un Momento.

Dijo que esas tres ambiciones rompen el saco, van en contra de lo que es un buen ser humano, por no decir un buen cristiano.

Y agregó que un buen ser humano ha de vencer esas tres ambiciones; también un buen cristiano tiene que enfrentarse a esos deseos que son tres grandes tentaciones

Es la ambición de tener poder a cualquier precio, aunque aplaste a otros seres humanos; tener dinero a cualquier precio, despescuezando a quien sea, y el placer, aunque hunda a la propia familia.

“De ser buenos seres humanos, buenos cristianos, pasamos a ser seres humanos destruidos, aplastados, que destruyen a los demás”, concluyó el arzobispo emérito  de Santiago.