Monseñor de la Rosa y Carpio llama a “políticos cristianos” a combatir la corrupción

SANTIAGO.-Monseñor Ramón Benito  de la Rosa y Carpio reveló ayer que los corruptos son muy astutos, porque buscan la manera de cómo robar y zafarse de la justicia para  quedar impunes y no ser condenados.

El arzobispo emérito de Santiago llamó a los políticos cristianos a actuar con astucia frente a la corrupción de quienes no siguen el orden de Dios.

“Esta llamada de atención la dirigimos a los políticos cristianos para colocar dentro de ella este mensaje, esta frase brevísima del Papa Francisco: “Atención políticos cristianos: ante la astucia de la corrupción, se debe responder con la astucia cristiana”, sostuvo.

Y agregó “no se puede negar que los corruptos son muy astutos, porque buscan la manera de cómo robar y de cómo zafarse de la justicia, de quedar impunes, de no quedar condenados, y con sus actuaciones confirman lo que afirma Jesucristo: “Los hijos de las tinieblas son más astutos que los hijos de la luz”.

Sostuvo que aquí es donde entra la astucia de los cristianos que saben que la corrupción no puede ser, no se puede dar; que la corrupción tiene que ser superada.

“Entonces, tienen que ser astutos para combatir la corrupción que se esconde de muchas maneras, se disfraza de muchas maneras, incluso corrupción que se da y se hace propaganda para que no se vea”, explicó.

Informó que “es una llamada muy clara del Papa Francisco: ¡A combatir la corrupción!
Así de sencillo, porque dijo “no podemos quedar de brazos cruzados, ni podemos nosotros aceptar tranquilamente creer lo que los corruptos con sus astucias, que son de las tinieblas, porque lo hacen en la oscuridad”.

Manifestó que ningún corrupto ha dicho: “Yo soy rico porque me corrompí”, porque lo mantienen en la oscuridad, en lo oculto.

“Y es ahí donde los cristianos, que tienen unos principios, deben recordar que su vida no solo es dentro de las iglesias; su templo principal tiene que ser el mundo, la vida pública, y su combate también en la política, para que haya la luz que en el fondo, en este momento, es honradez y justicia.