Iglesia Católica señala retos para mejorar educación.

La Iglesia Católica de Santiago destacó ayer los avances que logrados en la escuela dominicana que van uen beneficio de una mejor educación, que es la base del desarrollo, pero el camino es largo y todavía hay grandes retos por delante.

«Uno de ellos es aprovechar al máximo el horario de la jornada extendida, llenándola de acciones que forjen un nuevo perfil del estudiante, fortaleciendo los valores, y el amor a la patria manifestado un comportamiento ejemplar», dijo Camino.

Señala el editorial de esta semana que hay que trabajar los aspectos de transparencia, honestidad, respeto, compromiso social, y una cultura de paz. Hoy necesitamos una nueva escuela que sea un cantero en donde nazca la solidaridad.

Dijo que » docentes, Asociaciones de Padres y Madres, Asociación Dominicana de Profesores y Ministerio de Educación deben aunar esfuerzos para lograr que este año escolar marque el rumbo definitivo hacia una educación de calidad, dejando atrás viejos modelos que nos anclan en la historia, impidiendo llegar a la meta deseada que es tener hombres y mujeres constructores de una nueva humanidad».

Señaló Camino fragmentos del mensaje del papa Francisco a estudiantes, profesores, padres y alumnos de las escuelas italianas en el encuentro «La Iglesia por la Escuela»:

Entiende que la misión de la escuela es desarrollar el sentido de lo verdadero el sentido del bien y el sentido de lo bello y esto ocurre a través de un camino rico, hecho por tantos ‘ingredintes’.

Reconoció que el desarrollo es fruto de diversos elementos que actúan juntos y estimulan a la inteligencia, a la consciencia, a la afectividad, al cuerpo, etcétera. Por ejemplo, si estudio esta Plaza, la Plaza de San Pedro, aprendo cosas de arquitectura, de historia, de religión, también de astronomía, el obelisco recuerda al sol, pero pocos saben que esta plaza es también un gran meridiano.

» tengo la imagen de mi primera maestra, aquella mujer que me recibió a los seis años al primer nivel de la escuela», señala el editorialista.