Iglesia Católica de Santiago afirma delincuencia pone de “rodillas a la sociedad dominicana”.

SANTIAGO.-La Iglesia Católica de Santiago clamó ayer a las autoridades del gobierno evitar que los delincuentes pongan a la sociedad de rodillas, ya que por culpa de los malos ciudadanos han hecho del crimen y la violencia un estilo de vida.
“Hacemos un llamado al Gobierno para que redoble los esfuerzos de brindar al pueblo la tranquilidad anhelada, y que nuestras calles, autopistas, carreteras, y otros espacios no continúen siendo lugares de incertidumbre”, dijo.
Y agregó señores autoridades, no permitan que los delincuentes pongan a este pueblo de rodillas. Rogamos a la Virgen de La Altagracia, Madre Protectora del pueblo dominicano.
 “Estamos viviendo en una sociedad enferma, en donde se le rinde culto al tener, por encima del trabajo que dignifica”, sostuvo en el editorial Camino.
 Informó que los valores que dan sentido a “nuestra existencia se van extinguiendo en un sector importante del pueblo y las consecuencias son diabólicas”, indicó.
 “La violencia llega también a mi casa”, cita Caino la frase del arzobispo Freddy Bretón, cuando  al final del   (sábado 13 de enero) fue asaltado y asesinado en Licey al Medio mi hermano Domingo Evangelista Bretón Martínez, el sexto de mi familia.
“Ante este hecho, la impotencia y la indignación ha sido colectiva. Sus asesinos olvidaron el mandato divino de No Matarás, y con esta acción han marchitado la alegría de una familia buena, honrada y trabajadora, como la Bretón-Martínez”, dijo.
Indicó que el daño causado deja huellas de tristeza para siempre, y sólo la fe y la confianza en Dios Padre permite a sus familiares sobrellevar esta angustia de ver partir de repente a un ser querido, por culpa de los malos ciudadanos que han hecho del crimen y la violencia un estilo de vida.
“Estamos viviendo en una sociedad enferma, en donde se le rinde culto al tener, por encima del trabajo que dignifica. Los valores que dan sentido a nuestra existencia se van extinguiendo en un sector importante del pueblo y las consecuencias son diabólicas”, agrego.
Informó que “ es que se ha perdido el respeto a la vida. ¿Cuántos hogares sufren hoy el dolor por el que atraviesa la familia Bretón-Martínez?
 “Ahí están las crónicas periodísticas que recogen a diario estos episodios en donde malhechores matan a un ser humano para quitarle una cadena, un celular, un vehículo… Frente a esta panorámica de inseguridad ciudadana que padecemos.