El Papa instó en Letonia a “acoger” ante quienes pide desconfiar de los otros.

El papa Francisco celebró hoy una misa en el santuario mariano de Aglona, en Letonia, donde exhortó a “acoger” ante quienes, amparándose en motivos de “seguridad” o de “prosperidad”, invitan a desconfiar de los otros.

En este santuario dedicado a la Madre de Dios, que se ha convertido en un lugar de peregrinación mundial, y ante decenas de miles de fieles letones, Francisco volvió a pedir “acoger”, en una Letonia en la que más de un tercio de los habitantes son de origen ruso tras la disolución de la Unión Soviética.

“En tiempos donde pareciera que vuelve a haber modos de pensar que nos invitan a desconfiar de los otros, que con estadísticas nos quieren demostrar que estaríamos mejor, seríamos más prósperos, habría más seguridad si estuviéramos solos, María y los discípulos de estas tierras nos invitan a acoger, a volver a apostar por el hermano, por la fraternidad universal”, les dijo.

En un día de lluvia que no desanimó a decenas de miles de fieles de este país, donde los católicos son el 30 %, a acercarse a este santuario.

Francisco reconoció que “las realidades políticas, la historia de desencuentro de los pueblos todavía está dolorosamente fresca” en este país.

Pero puso el ejemplo del obispo letón Boleslavs Sloskans, enterrado en este lugar y que cuando fue apresado y enviado a los campos de Siberia escribió: “No dejéis que la venganza o la exasperación se abran camino en vuestro corazón. Si lo permitiésemos no seríamos verdaderos cristianos, sino fanáticos”.

“Cuando con fe escuchamos el mandato de recibir y ser recibidos, es posible construir la unidad en la diversidad”, les dijo.

Francisco habló de la valentía de Virgen María que, indicó, desde este santuario clama “para que todos nos comprometamos a acogernos sin discriminarnos. Que todos en Letonia sepan que estamos dispuestos a privilegiar a los más pobres, levantar a los caídos y recibir a los demás así como vienen y se presentan ante nosotros”. EFE