Dispersión de la familia

Como se había anunciado, la misa con y por la familia Carpio se realizó como se hace desde 1992 cada primer Domingo de mayo en la Basílica de Nuestra Señora de la Altagracia.

En la homilía Monseñor de la Rosa destacó que la dispersión de la familia es hoy un hecho por diversas razones: emigración, estudio, trabajo y además que se busca esa dispersión para destruir las familias y hacer negocios de cualquier tipo con personas que han perdido sus raíces y los fundamentos de sus valores.

Por eso llamó, para que se volvieran a encontrar, a reunirse desde todas partes, insistió a la familia Carpio, para que mantuvieran su misa y encuentro anual, para ayudarse mutuamente y renovar el amor por la familia.

Si la familia se divide, el mundo está perdido, pero hay que ayudar a esta verdad, buscarla y trabajar por ella.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *