Basta de bellas palabras: Francisco quiere cristianos «concretos».

(ANSA) – Los mandamos de Dios son «concretos», ese es el «criterio» del cristianismo, no las «bellas palabras», dijo hoy el papaFrancisco en la homilía de la misa en Santa Marta. Rezando para que los santos, que son -dijo- «los locos de lo concreto», nos ayuden a «caminar» en tal vía y «discernir» las cosas concretas «que el señor quiere» respecto de las fantasías e ilusiones de los «falsos profetas», Francisco reflexionó sobre la Primera Carta de San Juan Apóstol: cualquier cosa que pidamos la recibimos de Dios, «con la condición de que observemos sus mandamientos y hagamos lo que le es grato».