Santa Cristina, Virgen y Mártir.

Hoy, 24 de julio, hacemos memoria de santa Cristina, Virgen y Mártir, la cual, creyendo en Cristo, hizo pedazos los ídolos de oro y plata de su padre, y distribuyó su valor entre los pobres; por lo cual, de orden de su mismo padre, fue despedazada a azotes, atormentada con otros cruelísimos suplicios y echada con una gran piedra en un lago, de donde la sacó un Ángel. Más tarde, en tiempo de otro Juez, sucesor de su padre, sufrió con gran constancia más duros tormentos; por fin, siendo Presidente Juliano, arrojada en un horno encendido, donde permaneció ilesa durante cinco días, y superadas por virtud divina las mordeduras de las serpientes, cortada la lengua y asaeteada, terminó el curso de su martirio.