San Dimas.

Hoy, 25 de marzo, hacemos memoria de el Buen Ladrón, conocido como San Dimas, fue el primer santo de la historia de la Iglesia. Este fue crucificado a la derecha de Jesucristo, al cual reconoció como Hijo de Dios diciendo: “Acuérdate de mí cuando llegues a tu Reino”, y Cristo le prometió algo que a nadie más: “Hoy estarás conmigo en el Paraíso” (Lucas 23, 39-43).