San Cirilo, monje, y San Metodio, obispo.

Hoy, 14 de febrero, hacemos memoria de San Cirilo, monje, y San Metodio, obispo, hermanos nacidos Tesalónica, que enviados a Moravia por el obispo Forecio de Constantinopla para predicar la fe cristiana, allí crearon signos propios para traducir el griego a la lengua eslava de los libros sagrados. Era un postrero viaje a Roma, Cirilo, que antes se llamaba Constantino, enfermó, y habiendo profesa do como monje, descansó en el Señor en este día. Metodio, constituido obispo de Sirmium por el papa Adriano II, evangelizó la región de Panonia, y en todas las dificultades que soportó fue siempre ayudado por los Pontífices Romanos; recibió finalmente el premio celestial por sus trabajos el día seis de abril. (869 y 885).